domingo, 29 de abril de 2007

El Estatuto (1)

Un primer tema a tratar en torno a la Asamblea es el Estatuto que fue aprobado en la consulta popular del 15 de abril. En realidad, es un tema enorme, largo y profundo, al que habrá que dedicarle mucho espacio.

Para iniciar propongo tratar los famosos plenos poderes sobre los que tanto se ha hablado. El problema es que el Estatuto no es suficientemente claro en este aspecto. Veamos esto detenidamente.

La pregunta de la consulta, que fue aprobada abrumadoramente por la ciudadanía, decia:
¿Aprueba usted que se convoque e instale una Asamblea Constituyente con plenos poderes, de conformidad con el Estatuto Electoral que se adjunta, para que transforme el marco institucional del Estado, y elabore una nueva Constitución?

Para aclararnos sobre el significado de estos plenos poderes debemos ir al texto del Estatuto. En el articulo 1, este dice :

La Asamblea Constituyente es convocada por el pueblo ecuatoriano y está dotada de plenos poderes para transformar el marco institucional del Estado, y para elaborar una nueva Constitución.

Si nos ceñimos a este texto, podemos concluir que la Asamblea podra hacer dos cosas que son sustancialmente diferentes: una es elaborar la nueva Constitución y otra es transformar en su totalidad el Estado ecuatoriano. Sobre lo primero no hay ninguna duda, ya que esa es la función propia de una Asamblea Constitucional. Pero en relación a lo segundo no hay claridad y ya se han expresado muchas interpretaciones que anuncian futuros conflictos.

Para irnos aclarando, pongámonos de acuerdo en que la transformación del marco institucional se produciría por medio de la intervención de la Asamblea en cualquiera de las instituciones estatales. Por ejemplo, podria cerrar temporalmente el Congreso o, por el contrario, extender el periodo de los actuales diputados; podría declarar concluido el mandato presidencial o, así mismo, extenderle su período por el tiempo que estimara conveniente o incluso, como lo hicieron muchas asambleas a lo largo de la historia nacional, nombrar a un presidente. Lo mismo se puede decir de las otras instituciones del estado, como la Corte Suprema de Justicia, los organismos de control, los gobiernos seccionales, etc.
Por tanto, una primera pregunta -que en realidad es un conjunto grande de preguntas- que queda planteada, y que será necesario que la tratemos entre todos, se refiere a los efectos que se desprenderían de estas facultades de la Asamblea.
¿Es conveniente que la Asamblea asuma todos los poderes por encima de las instituciones vigentes?
Si la Asamblea puede alterar el marco institucional del Estado antes de haber expedido la nueva Constitución, entonces quiere decir que ya no rige la actual Constitución. Por tanto: ¿Que orden constitucional se encontraría vigente en ese período hasta que se apruebe la nueva?
Debatamos sobre esto. En el transcurso podemos ir analizando lo que dice el Estatuto y podremos también acudir a la opinión de expertos.

13 comentarios:

Anónimo dijo...

"Si la Asamblea puede alterar el marco institucional del Estado antes de haber expedido la nueva Constitución, entonces quiere decir que ya no rige la actual Constitución. Por tanto: ¿Que orden constitucional se encontraría vigente en ese período hasta que se apruebe la nueva?" mientras no se apruebe una Nueva Constitucion rige la actual, creo que antes de entra en un analisis juridico profundo en donde se pueden exponer las mas amplias teorias jurdicas, creo que debemos interpretar como se describe. En mi opinion creo que este es una de los GRAVES PROBLEMAS que tenemos en nuestro pais, demasiadas leyes, demasiados abogados. Necesitamos menos leyes, pero efectivas en su aplicacion, nos hemos llenado de leyes que por muy bien redactadas que esten nos llevan al caos juridico en el que vivimos.

Anónimo dijo...

Ademas de hablar de los problemas, ambiguedades, y vacios que presenta el estatuto de la A.C. Me parece que lo importante se esta dejando de lado. Yo todavia no entiendo QUE ES EXACTAMENTE lo que se quiere reformar por esta via. Todavia me pregunto si las reformas que se quieren realizar se podian haber hecho desde el primer dia del gobierno del presidente Correa, enviando proyectos al Congreso, etc. Claro, esto planteaba el problema de que no tenia mayoria en el Congreso, porque decidio, desde que presento su candidatura gobernar sin el Congreso, eso esta claro. Ahora bien, lo que digo ya es pasado. Los ecuatorianos decidieron masivamente darle el apoyo a la Constituyente y eso es lo que quieren. Pero, insisto, se estan debatiendo los temas claves???? A mi criterio, Ecuador mas que una constituyente necesita soluciones puntuales a problemas puntuales. pero bueno ya que estamos en esto... Debemos pensar en lo siguiente 1. Preservar la integridad del las instituciones del Estado y sobre todo el equilibrio democratico, es decir y en otras palabras me preocupan los famosos plenos poderes de la asamblea. 2. c'omo se va a evitar que la Asamblea sea secuestrada por la partidocracia?? 3. Pienso que en Ecuador no existe cultura ideologica. Qu'e tipo de asambleistas tendremos? y que tipo de Estado es el que queremos "refundar" ??? En fin...
pd. Excelente iniciativa de este diario de tener este tipo de espacios.

Anónimo dijo...

Estimado Sr. Pachano,

Felicitaciones por esta iniciativa.

Con respecto al asunto del Estatuto, me parece válido analizarlo y estudiar los posibles escenarios, según varias interpretaciones del mismo. Sin embargo, estas reflexiones solo servirán como "advertencias" de lo que podría suceder en dichos escenarios. Se puede prevenir mucho, pero en la práctica, todo depende de cómo se organice la Asamblea Constituyente; si por alguna razón la mayoría de los integrantes de la Asamblea decide interpretar aquellos Plenos Poderes a su gusto, es obvio que se puede reorganizar cualquier institución al antojo de los asambleístas. Si son opositores al Gobierno, habrá, seguramente, un gran conflicto nacional; si son representantes del Gobierno, o simplemente afines, puede darse un intenso cabildeo para reescribir la Constitución, y también ejercer los Plenos Poderes antes mencionados, para cambiar lo que les convenga.

Lastimosamente, esta es la dinámica de un largo proceso. Primero la elección de una tendencia política u otra, luego el apoyo o rechazo a un referéndum, luego una selección obligada (porque en Ecuador la democracia es obligatoria) de asambleístas, luego otro referéndum, etc. Entonces, solo se pueden medir y evaluar los resultados de decisiones políticas. La Asamblea es un hecho y los Plenos Poderes correrán la suerte de quienes sean elegidos.

Anónimo dijo...

¿Es conveniente que la Asamblea asuma todos los poderes por encima de las instituciones vigentes?

Las experiencias con respecto a los Plenos Poderes de una Asamblea en Ecuador han sido negativas. En más de una ocasión los asambleístas se han "turnado" la presidencia de la Asamblea -ergo la del Ecuador- y en otras, el propio presidente que la auspicia o que fue designado por ella como "interino" decide suspenderla, por varias razones. Esto es natural en un país con tantos intereses contrapuestos. Pichincha no tiene los mismos intereses que Guayas; y Loja no tiene los mismos problemas que Carchi. Esta situación no ha variado, por lo menos en los últimos cien años. Y quizá desde la fundación de la república en el siglo XIX los mismos problema persisten: geográficos, económicos, culturales, sociales, etc. Creo que aquí reside la inutilidad de este intento constitucional por unificar, masificar el Ecuador, como si fuera uno solo, como si la necesidad de dividirlo y reforzar los gobiernos locales no fuera inminente.

Creo inconveniente que la Asamblea asuma poderes plenos porque ella es el resultado de una coyuntura política muy abstracta: "Oportunidad", "Cambio", "Patria"; todos estos componentes son inaplicables a la realidad del país, son una nebulosa de ideas bien intencionadas pero sin un fin específico. La Asamblea no debería asumir poderes plenos porque es realmente falsa esa supuesta "representación" de todos y todas en un grupo de poco más de 100 personas. Todo esto va acompañando de esta idea mal articulada de la "participación popular" o los "foros ciudadanos": no tiene sentido que la gente participe en la toma de decisiones tan complejas. La Asamblea no debe asumir poderes plenos porque deformaría su propia naturaleza: su conformación es resultado de la decisión de los votantes, pero la idea que se ha "vendido" en el colectivo no es la de crear un instrumento de cambio directo, sino uno indirecto, como la Constitución.


Si la Asamblea puede alterar el marco institucional del Estado antes de haber expedido la nueva Constitución, entonces quiere decir que ya no rige la actual Constitución. Por tanto: ¿Qué orden constitucional se encontraría vigente en ese período hasta que se apruebe la nueva?

Lo que puede suceder es que produzca una emisión de leyes transitorias "mientras dure" su trabajo. Aquí subyace el peligro de que el tiempo asignado sea muy corto para rescribir la Constitución. También podrían declarar vigente la Constitución del 98 en tanto no contradiga estas leyes transitorias, antes mencionadas, que cambien el Estado.

Andrés Chiriboga dijo...

Tristemente el Estatuto deja mucho que desear. Sin embargo, lleno de patriotismo y optimismo espero que los asambleistas hagan responsablemente la cosas, para lo que necesitarán entender los problemas del país, y reformarlos.
Si entieneden los plenos poderes como me parece a mi que lo harán, implica que querrán reformar no solo la Constitución, sino muchas otras leyes, y en consecuencia la limitación de tiemo y los plenos poderes me parece que no son una pareja que pueda funcionar, ya que en el supuesto con el que empecé, de que los asambleistas harán las cosas responsablemente, al final del tiempo que tienen ara hacer una nueva Constitución y reformar el marco institucional del Estado, la lista de quehaceres serán llenados al apuro, no sería la primera vez.
Ojalá me equivoque.
Saludos

Anónimo dijo...

Excelente iniciativa, con respecto a la primera parte de la pregunta de que si la Asamblea Constituyente se instale con plenos poderes etec.etc.
Si estoy de acuerdo que la Asamblea tenga plenos poderes para elaborar la constitucion y cambie el marco institucional del estado, aqui hay que conciderar dos cosas importantes.
1.- La nueva constitucion que se elaborara que cambiara el marco constitucional politico y economico del estado, tendra que pasar por la aprobacion del pueblo ecuatoriano para que esta ENTRE EN VIGENCIA,
2.- Por lo tanto hasta que este la nueva constitucion se este cocinando, regira la constitucion de 1998.
La segunda parte de la pregunta se refiere a que si es conveniente que la Asamblea asuma todos los poderes por encima de las instituciones vigentes?
Definitivamente NO, porque la asamblea se instala unicamente para crear una nueva constitucion que no sabemos si el pueblo la va a ratificar por el referendum que tiene que darse para su aprovacion.
El problema que tenemos nosostros los ecuatorianos es que analizamos demasiado la ley y en base a nuestra interpretacion damos nuestro veredicto y nos olvidamos que el unico que puede interpretar la ley es el Tribunal Constitucional y el Congreso de la Republica instituciones que en estos momentos esta bajo el mando de los partidos politicos.

Patricio Campuzano Arteta dijo...

Las interrogantes suyas son de mucha validez y su esfuerzo de abrir espacios de diálogo frente a la coyuntura política de nuestro país merece una felicitación y espero sea replicada en gran escala.

Por encima de la gran frustración que es denominador común para el 80% de votantes que apoyaron la asamblea de plenos poderes, existe un gran bagaje de experiencias a nivel mundial y en nuestro país en el campo de modelos políticos y económicos que no debemos ignorar. Considero que es urgente empezar un debate profundo sobre modelos económicos y políticos para entender el fondo de cada uno, especialmente considerando que hay palabras como socialismo, liberalismo, entre otras, que vienen cargadas de sentimientos contrapuestos que dificultan la comunicación. Debemos estudiar y debatir sobre las experiencias del mundo en varios sistemas político-económicos para encontrar lo que más conviene. Digo todo esto solamente a manera de propuesta de un futuro debate en este medio, considerando que la asamblea de “plenos poderes” es ineludible y su agenda contempla debatir el sistema económico actual.

Con respecto a lo que los plenos poderes impliquen se podrá hacer un debate muy extenso, sin embargo en la práctica resulta que por encima del estado social de derecho, en nuestro país los entes políticos que gozan del apoyo ciudadano disfrutan de plenos poderes inclusive sin necesidad de que la ley o un estatuto los ampare. El Congreso destituye a miembros del TSE. El TSE responde al ataque destituyendo a algunos congresistas. El Tribunal Constitucional re-establece en sus funciones a algunos diputados. El Congreso destituye a algunos miembros del TC. Es evidente el caos y la falta de claridad con respecto a las enormes virtudes de mantener el estado social de derecho por encima de las coyunturas políticas.

Con lo expuesto, mi opinión muy personal es que si nos fijamos detenidamente en el alto nivel de popularidad del gobierno nacional, la triste realidad de que los entes políticos populares están por encima del estado social de derecho, y la necesidad de un Mesías salvador que tiene la gran mayoría de nuestros votantes, no solamente la asamblea, sino el gobierno nacional gozan de plenos poderes inclusive aunque el estatuto no lo contemple así.

Olafo dijo...

Saludos antes que nada a todos los participantes.

En mi opinión las reglas de juego están dadas, la asamblea tiene plenos poderes y es ocioso discutir si esto es bueno o malo simplemente es la realidad y hay que ajustarse a las reglas.

Soy relativamente joven y por ende optimista, quiero creer en la buena fe de la gente, en el buen pensar de nuestros líderes, en la espectacular oportunidad de cambiar a nuestra sociedad para hacerla más justa, más humana, más participativa.

Es que hay tanto que cambiar que ni siquiera se por donde empezar. Hay que eliminar el péndulo político, Hay que asegurar que nuestros líderes sean representativos y sean elegidos por meritos y no por su facilidad de mentir, tenemos que lograr que la gente vote por políticas de estado y no por personas, Tenemos que cambiar la educación para hacerla eficiente, hay que decentralizar cuando convenga y centralizar cuando convenga para lograr un país más fuerte y no uno despedazado.

Hay que cambiar y hay que hacerlo en serio, si el problema es el presidente, eliminemos ese cargo. Si el problema es el congreso, pues que vayan a su casa, Si el problema son las provincias (como se suguiere en uno de los comentarios) pues eliminemos las provincias y quedemonos con los cantones. ¿Alguien cree que el actual congreso tiene la capacidad de hacer estas reformas? YO NO!

Es el momento, la oportunidad está ahí. Yo la veo como la oportunidad que tiene nuestra generación para pasar a la historia.

Saludos.

angel salvador dijo...

Como idea es buena pero dudo mucho de la imparcialidad del moderador ya que en sus comenterios antes de las elecciones a la asamblea, era un permanente opositor a la misma, entonces como estar tranquilos de su imparcialidad??, espero que esto lo publiquen y no quede en el limbo como tantos otros comentarios quye no lo publican cuando no es de su conveniencia Gracias.

Jorge Piedra Cardoso dijo...

El principal problema de esta precampaña y la próxima campaña electoral está oculto. Latente detrás de sutiles formas. El asunto más grave y con serias connotaciones éticas y legales está en el papel que cumplirán los medios de comunicación.

Todos saben que un período de campaña electoral es sinónimo de buenas utilidades para la televisión, la radio, los periódicos y las vallas. Pero ahora, para la elección de los asambleístas constituyentes, los medios deberán limitarse a cumplir el Estatuto aprobado en la Consulta en cuanto a la financiación de la campaña.

El instructivo prohíbe la financiación privada de la publicidad política, como ha sido hasta ahora. En esta ocasión será el Estado el que ordenará la publicidad en términos de igualdad y equidad en cobertura y será el único que podrá contratar la propaganda.

El principio pone en iguales condiciones a todos los candidatos. Aquellas empresas electorales multimillonarias como las de Álvaro Noboa, por ejemplo, tendrán los mismos espacios que los pequeños y modestos movimientos provinciales. Hasta ahí, todo bien.

Lo que el Estatuto no contempla son las manipulaciones inmorales en las que caen varios medios, grandes y pequeños en plena campaña.

Entre estos procedimientos deshonestos anotamos los siguientes:

a) Las transmisiones en vivo del lanzamiento de la candidatura, de las ruedas de prensa o de los cierres de campaña. Recuerde Usted, cordial lector, los últimos días de la segunda vuelta cuando TC Televisión, Gamavisión, RTS y Canal Uno transmitieron en directo y en horarios “triple A” la campaña de Noboa, desde sus humillantes regalos a los desamparados, pasando por las interminables caravanas por las calles, hasta sus incoherentes discursos. ¿Fue un regalo de los canales? Nada que ver.

b) Las entrevistas frecuentes y complacientes tanto en espacios noticiosos como en otros programas –deportivos o de entretenimiento-. Nada de preguntas difíciles, nada de cuestionamientos, nada de recordarles sus traspiés políticos, promesas incumplidas o rabos de paja. Todas son sonrisas bonachonas, todo es “si señor candidato”, toda la entrevista es un camino de pétalos de rosas y sin espinas. ¿Qué motiva estos diálogos indulgentes? Don billete, pues.

c) Editoriales, opiniones o comentarios convenientes. Un halago a manera de criterio personal de un comunicador acerca del candidato, puede traducirse en muchos votos para el necesitado polìtico. Recuérdese que la compra-venta de conciencias no solo se da con dinero, también aceptan especies.

d) Debates entre los preferidos. Aunque son las encuestas las que señalan a los candidatos con más opciones para ganar, este recurso de propiciar debates entre favoritos con aquel o aquellos que no lo son, puede presentar serias dudas. Da para pensar que algún interés oculto hay en quien organiza estas discusiones. La cuestión no es tan fácil como decidir la cancelación de este formato comunicacional, porque tampoco se puede dejar de utilizar el valioso recurso del intercambio de ideas entre los candidatos.

Todos los comunicadores tenemos ideología. Nuestro corazón nos inclina a un candidato más que a otro. De por medio pueden haber relaciones familiares o de amistad. Está en nosotros actuar con templanza y equilibrio en la próxima campaña electoral.

Por lo pronto, en La Voz del Tomebamba, estamos preparando unas normas que las haremos públicas a los oyentes y a los actores políticos. En ellas trataremos de darle la máxima limpieza a la comunicación social con los candidatos. Nuestra audiencia lo merece.

jorgepiedra.blogspot.com

Diego López Olivares dijo...

Estimado Sr. Panchano
Felicitaciones por su iniciativa, es un gusto para nosotros observar como en nuestro país cada vez son mas las personas que utilizan la tecnología como una herramienta eficaz y valedera a la hora de opinar y debatir.

La web 2.0 efectivamente es un fenómeno que esta transformando la manera convencional de comunicarse, sin embargo su esencia radica en la COLABORACIÓN.

Le explico esto, porque es una pena, que los valiosos contenidos y opiniones que usted expone, se encuentren aislados de otros autores que como usted, día a día analizan el acontecer político de nuestro país.

Ese aislamiento sumado al poco interés que los medios de comunicación (exceptuando al comercio, su blog es una prueba de que si se interesan) prestan a este tipo de iniciativas amplían la probabilidad de fracaso de su espacio.

Es por este motivo que le presento a usted a www.somosdemocracia.org primer portal en el Ecuador que ofrece a los ciudadanos ecuatorianos un espacio gratuito, libre y transparente en donde expresarse y debatir.

www.somosdemocracia.org en un mes y medio de funcionamiento y sin ningún tipo de promoción o publicidad a través de medios convencionales cuenta con más de 70 autores (75 blogs), los cuales han escrito más de 300 artículos. Sus artículos son comentados día a día existiendo artículos que han recibido más de 70 comentarios en menos de una semana de publicación.

www.somosdemocracia.org es una iniciativa ciudadana sin fines de lucro, de jóvenes ecuatorianos (José Villa, Diego Herrera y Diego López), convencidos en que la democracia es tal, solo cuando participamos todos.

www.somosdemocracia.org ofrece a los ecuatorianos un sin numero de herramientas que posibilitan la tarea de analizar y consultar, ofrece motores de búsqueda de blogs, entradas y comentarios, todo la información esta debidamente catalogada y un eficiente sistema de estadísticas resume el comportamiento de esta red social.

Le invitamos a migrar su novel blog a www.somosdemocracia.org, sin duda el éxito que alcance será mayor al punto de poder ponerlo a consideración de nuestros autores (75) y nuestro publico (950 visitas diarias en promedio), todo esto conservando su total independencia a la hora de administrar su portal. www.somosdemocracia.org ofrece wordpress, el mas galardonado sistema de blogs de al actualidad.

Esperando sus comentarios y observaciones me despido.


Ing. Diego López Olivares
098466896

HECTOR RIVEROS SERRATO dijo...

Simón, me gusta mucho esta iniciativa.
Escribo desde Colombia, donde tuve la oportunidad de participar como consejero presidencial, durante la etapa de la Asamblea Constituyente de 1.991, proceso que se adelantó en Colombia en medio de tensiones institucionales y transitando por el "borde de la navaja" del sistema institucional, pero que finalmente resultó exitoso, no significó una fractura del sistema democrático y produjo una Constitución muy legítima y progresista. Ahora ejerzo como profesor universitario y consultor internacional. Nos conocimos en Buenos Aires en un seminario sobre Democracia Directa, allí te hable de www.lapalabradigital.com , un periódico virtual, actualizado permanentemente, producido en Colombia, pero con proyección latinoamericana. Gracias a tu generosa autorización hemos venido publicando algunos de tus comentarios publicados en EL UNIVERSO y en INFOLATAM. Creamos también una sección especial que se llama Observatorio del Ecuador, en razón de la importancia del proceso político que se vive allá y las repercusiones para el conjunto de la región y especialmente para Colombia.
Para mi tiene, además, el interés particular profesional de tratarse de un proceso constituyente que por mi área de estudio me interesa.
Con tu autorización me gustaria aportar algunos comentarios, desde la perspectiva comparada, de los temas que discuten, muchos de los cuales también fueron objeto de debate y preocupación en Colombia durante la reunión de la Asamblea del 91.
En estos casos sin duda el mayor desafío está en como desarrollar un proceso de esta naturaleza "extrainstitucional", sin que signifique un rompimiento del estado de derecho y de los principios democráticos. Esa es una tensión dificil de resolver y que depende del liderazgo político y la solidez de las instituciones.
Desafortunadamente lo que ha pasado en la últimas semanas en Ecuador (bien resumido en tu columna TRABALENGUAS, que publicamos en www.lapalabradigital.com )no son buenos augurios para lo que viene.
Si me permites, luego aporto algo relacionado con el tema de los "plenos poderes", desde la perspectiva de la experiencia colombiana y la utilización de lo que aquí se denominó "actos constituyentes de vigencia inmediata"
Mucha suerte y felicitaciones por esta iniciativa
HÉCTOR RIVEROS SERRATO
www.lapalabradigital.com
riveroshector@gmail.com

j_major dijo...

según entiendo, los plenos poderes son para "transformar el marco institucional del estado", en cambio para la redacción de la constitución, el poder de la Asamblea tiene una limitación: su reforma entra en vigencia con la aprobación del texto en referéndum.

reformar el marco institucional no debe entenderse como elegir nuevo fiscal, superintendentes o diputados, dedicarse a eso significaría que la Asamblea se rebajaría a tareas del legislativo. lo que entiendo por reformar el marco institucional es reformar ciertas instituciones que el constituyente estime clave y cuya re-estructuración alcanza a otros cuerpos normativos distintos de la constitución.

EJEMPLO:
la Asamblea cree que hay que cambiar la institución "amparo constitucional". No puede eliminarla pues es un derecho humano garantizado en instrumentos internacionales (pacta sunt servanda) y porque su definición está en la constitución que sigue en vigencia mientras no se verifique el referéndum. pero si puede cambiar requisitos o procedimientos que se encuentren en la Ley de Control Constitucional o en el Reglamento que la CSJ aprobó, reformando dichos cuerpos infra-constitucionales de manera inmediata, sin necesidad de referéndum.


VOILA: así se ha reformado una institución!!

lo positivo de este poder de reforma de las instituciones es que:
* el constituyente no necesita embutir al artículo constitucional sobre amparo con todo el procedimiento y requisitos (como actualmente es el art. 95), y

* se evita la mora del nuevo congreso en hacer las reformas a las leyes para adaptarlas a la nueva constitución, así como se evita el posible fraude a la constitución (cuando el congreso aprueba una ley que contradice a la constitución)