martes, 5 de febrero de 2008

Remuneraciones, nuevamente

Quisiera insistir en mi comentario anterior acerca de la inconveniencia del techo único para las remuneraciones. La sugerencia central que hice en ese comentario era de la establecer una tabla de remuneraciones de acuerdo a calificaciones, trayectoria y responsabilidades.

Eso no equivale a dejar un techo movil, como supone el amigo grgh, sino todo lo contrario, significa dejar claramente establecidas las remuneraciones para cada puesto. De esa manera se puede establecer un sistema basado en los méritos o meritocrático, que tiene la virtud de lograr a un mismo tiempo que se haga justicia al trabajador, que se reconozcan los esfuerzos realizados en capacidad y trayectoria y de evitar los abusos y las mañoserías como las que acertadamente describe.

Por otra parte, insisto también en que el apuro no solo puede ser, sino que ya está siendo tremendamente perjudicial para el trabajo y para los productos de la Asamblea. Esta ley (el mandato 002), que no sabemos siquiera si es o no una ley o si lo será en algún momento, es la mejor expresión de ese riesgo. Ahora, cuando se han visto sus errores, se hace muy difícil reformarla y sobre todo abre la puerta a nuevos abusos y mañoserías.

6 comentarios:

fernando dijo...

Estimado Simon Espinoza

He seguido con fidelidad su blog y sin embargo jamás me he atrevido a hacer algún comentario, sobretodo por sentirme dentro de un debate ajeno a mi formación. No obstante, ahora me atrevo. Y quisiera empezar preguntándole su opinión sobre la posible desaparación de las Prefecturas. ¿Cuáles son las competencias actuales de este organismo? ¿Que efectos se prevee que pueda tener?

fernando

grgh dijo...

Estoy de acuerdo con la necesidad de reglamentar las remuneraciones, lógicamente en base a los méritos. Me parece que el Mandato 02 en escencia establece que nadie puede ganar más que el Presidente de la República, y, a partir de ese mandato, el legislador debe redactar la ley. Insisto, el funcionario público es ante todo un servidor, y el Presidente es el primer servidor del país, por ello, su sueldo debe ser la obligada referncia para las remuneraciones

Jairo A. Godoy G. dijo...

Estimado Simón Espinoza:

Permítame expresarle mi apoyo en su opinión. No solo la comparto sino también creo en ella. El peor error que puede cometer un gobierno es llenarse de recurso humano mediocre. Porque aquel que es de calidad no se sentirá motivado con un sistema de remuneraciones, que por bien intencionado termine siendo poco atractivo a las cualidades de un personal con visión, liderazgo, preparación y sobre todo productivo.
Saludos,

Jaime dijo...

Don Simón:
Desde que los sindicatos se tomaron las empresas públicas del Ecuador, existió en los mal llamados y mal utilizados "contratos colectivos" el abuso de los sindicalistas, un abuso fuera de toda norma y de toda ley, amparados en la Constitución actual que jamás impidió ni buscó impedir esos abusos, es por esa razón que la empresa pública se convirtió en el paraíso de los políticos de turno y de los sindicalistas. Este freno que intenta poner esta Asamblea, a pesar de todos los males que pueda tener, es infinitamente superior a esa larga noche sindicalista. Creo necesario apoyarla por el solo hecho de limitar esos abusos de siempre. Pienso que el país va a lograr un gran paso adelante con este mandato, insisto, a pesar de las inconsistencias y falencias que intrínsicamente posee debido a la urgencia con que fue aprobada, urgencia que impidió un correcto y adecuado estudio de dicho mandato 002.

Libertario dijo...

Mucho mejor sería reducir el Estado, en su mayoría instituciones inútiles que sirven de botín político para el gobernante de turno; donde los únicos beneficiados son los burócratas dorados y los otros. Los primeros por los lati-sueldos que perciben y los otros por tener el puesto asegurado a pesar de que su rendimiento sea mediocre o pobre en la mayoría de los casos.

El Estado debe encargarse de la Defensa (Ejercito, policía y defensa civil), la Justicia y la Salud básica nada mas. El resto debe dejarse a la empresa privada.

asdrubal2 dijo...

Señor Pachano:

En primer lugar le felicito por la claridad de sus análisis. Le solicito se refiera al terrible caso del asambleista C. Rodriguez, que ha creado una iniciativa para defenestrar a algunos magistrados de la Corte Suprema de Justicia por cuidar de intereses personales, eso sería desastrozo y acto absolutamente corrupto. Considero que es un tema que debe ser analizado y no se debe dejar pasar por el bien del país.
Atentamente,